dimecres, 11 de novembre de 2015

¿Es la economía una ciencia?




Esta ha sido una pregunta recurrente en la historia de la economía y del pensamiento económico. Si se parte de que la ciencia implica la aplicación de la razón a la búsqueda del saber, y que se trata de conocer cómo se desarrolla, con qué obstáculos se encuentra, qué diferencia hay entre conocimiento científico y otros conocimientos, hasta qué punto son comparables las ciencias duras -física, química- con otras disciplinas que, de forma tal vez abusiva, también se han llamado ciencias: las humanísticas y las sociales.

Este es el tema que siempre nos ha preocupado: ¿hasta qué punto la economía es una ciencia y, especialmente, comparable a las ciencias que se han llamado duras? John K. Galbraith lo respondió contundentemente en 1977: "la economía no es una ciencia exacta". En el siglo XIX, frente al pesimismo de Malthus, Carlyle habló de la economía como la ciencia triste, una expresión que luego ha sido utilizada a menudo. Entre los economistas clásicos, Marx concluyó que cualquier teoría económica o social estaba influida por la ideología y los valores de quien la proponía. Más tarde, Weber insistió en que si los que estudiaban la economía o la sociedad querían ser científicos debían dejar de lado los juicios de valor y la ideología.

Keynes en una carta a Harrod (1938) le decía que "la economía es esencialmente una ciencia moral y no una ciencia natural. Es decir, utiliza la introspección y los juicios de valor". Es más, "la economía es una ciencia que piensa en términos de modelos y, al mismo tiempo es el arte de elegir los modelos que son relevantes en el mundo contemporáneo. Está obligada a ser así porque, a diferencia de las ciencias naturales típicas, los temas a los que se aplica no son, en muchos aspectos, homogéneos a lo largo del tiempo ". También Schumpeter en 1948 titulaba "Ciencia e ideología" su discurso en la reunión anual de la Asociación económica americana donde, a pesar de mostrar su optimismo relativo sobre la capacidad de los economistas de utilizar los avances científicos para ir dejando de lado los sesgos ideológicos, concluía que todo ello "aún nos lleva a la conclusión de que alguna ideología siempre estará con nosotros".

Para Joan Robinson que nos ha dejado todo un libro - "Filosofía económica" (1962) - sobre el tema, "la economía ... ha sido siempre, en parte, un instrumento de la ideología dominante así como, en parte, un método de investigación científica ". Apunta que, aunque tal vez sea diferente en lo que llama las "ciencias respetables", en las investigaciones de los problemas psicológicos y sociales, la metafísica juega un papel importante. Sin embargo, para Robinson, tanto si puede ser o no eliminada del conocimiento en las ciencias sociales, la ideología es indispensable en la acción en la vida social. Cualquier sistema económico requiere un conjunto de reglas, una ideología que las justifique, y una conciencia y esfuerzo de los individuos para cumplirlas y realizarlas. Pero "la gran dificultad de las ciencias sociales (si es que se las puede llamar así) para aplicar un método científico es que no se ha establecido todavía una norma acordada para la refutación de una hipótesis. Sin la posibilidad de hacer experimentos controlados, debemos confiar en la interpretación de la evidencia, la cual implica un juicio; no podemos tener nunca una respuesta irrefutable. Y como el sujeto está necesariamente empapado de sentimientos morales, el juicio va acompañado de prejuicios ".

Las variables económicas son diferentes de las de las "ciencias duras" por varias razones: un número muy elevado de variables hace compleja su análisis; es difícil identificar, aislar y medir muchas de estas variables, a menudo interrelacionadas de forma complicada; la dimensión histórica de las variables, que hace que los hechos estudiados no sean permanentes o repetibles como en las ciencias naturales, dificulta la verificación de las teorías y hace que ciertos procesos sean acumulativos; la componente humana de las variables puede llevar a elecciones incoherentes o imprevisibles; las dificultades de hacer predicciones razonablemente precisas y exactas ha hecho decir que "la única función de la predicción económica es la de hacer que la astrología parezca respetable", una frase que se atribuye a Galbraith pero que parece que antes ya utilizó Ezra Salomon.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada